Gató con helado

Gató con helado

En francés gâteau significa pastel y de ahí parece que es el origen de esta tradicional delicia mallorquina. Este pastel es una combinación de la influencia de la cocina francesa con la protagonista materia prima de este dulce: la almendra.

Su cultivo es muy importante en las Islas Baleares, fueron los romanos quienes empezaron a sembrar almendros y aprovechar su fruto, pero fue en el siglo XIX cuando adquirió mayor protagonismo. Las almendras mallorquinas están reconocidas con Indicación Geográfica Protegida por la Unión Europa. Estos frutos secos se comercializan crudos y tostados, con piel y sin piel, enteras y picadas… Así es como nos interesan para elaborar este pastel, picadas, pues el gató no contiene harina sino almendra molida muy fina. Esto puede ser un punto a favor para aquellas personas intolerantes al gluten.

El gató tiene una textura esponjosa y deliciosa, es perfecto para tomar de postre o a media tarde. Perfecto para acompañar el café, té o chocolate batido para los más dulzones, aunque la combinación estrella en Mallorca es gató y helado. En un mismo plato se sirve una porción de bizcocho y una generosa bola de helado, la fusión y contraste de texturas te encantará.

En Argos Restaurant, te ofrecemos la posibilidad de degustar esta obra maestra de la repostería mallorquina. Nosotros la servimos con helado de avellana, espuma de vainilla, pétalos de rosa y crumble de chocolate blanco.

¿Quieres probar?