NA FORADADA, EL RINCÓN MÁS ESPECTACULAR

NA FORADADA, EL RINCÓN MÁS ESPECTACULAR

Una imponente roca agujereada en medio del mar. Esta definición podría ser la más simple, pero Na Foradada es mucho más. Es una estampa mágica, llena de historia y que ha sido fuente de inspiración para pintores, músicos y escritores de todos los tiempos.

Una de las teorías que existen en torno a esta singular roca afirma que ese agujero lo ocasionó un cañonazo de la batalla que se libró allí en 1582 entre 150 corsarios que fueron vencidos por sólo 50 cristianos. Verdad o no, lo que sí sabemos es que ese accidente (natural o provocado) la ha convertido en uno de los reclamos turísticos más importantes de la isla. Es precisamente este agujero (forat en mallorquín) lo que le da nombre a ‘Na Foradada’ (la agujereada).

Cada día miles de cámaras captan esta imagen para inmortalizarla para siempre. Os recomendamos su visita. Se encuentra entre las playas de Cala Deià y Caló de s’Estaca. Si lo deseáis podéis contemplarla des del mirador de la Finca de Son Marroig, propiedad del Archiduque Luís Salvador, donde llegaréis por la carretera de la Sierra entre Valldemossa y Deià. Todo el recorrido es un espectáculo visual, y la visita de ambos pueblos también es obligada.

Allí arriba encontraréis tanto un restaurante como un chiringuito donde tomar algo en uno de los entornos más privilegiados de la isla. También si lo deseáis podéis hacer una excursión desde Son Marroig (pagando la entrada a la finca) hasta Na Foradada. Un camino precioso y al alcance de cualquier persona.

Nos cuesta recomendaros una hora del día para disfrutar de este espectacular balcón de la Sierra de Tramuntana, pues toda la luz que es capaz de absorber esta mágica roca os eclipsará. El atardecer es uno de los momentos más concurridos, porque desde allí se puede ver perfectamente como el sol se adentra en el mar diciendo adiós al día.